Categorías
Contabilidad

¿Qué es el modelo de riesgo?

El riesgo de modelo es un tipo de riesgo que se produce cuando se utiliza un modelo financiero para medir información cuantitativa, como los riesgos de mercado de una empresa o las transacciones de valor, y el modelo falla o funciona de manera inadecuada y conduce a resultados adversos para la empresa.

Un modelo es un sistema, un método cuantitativo o un enfoque que se basa en suposiciones y teorías y técnicas económicas, estadísticas, matemáticas o financieras. El modelo procesa los datos de entrada en un tipo de resultado de estimación cuantitativa.

Las instituciones financieras y los inversores utilizan los modelos para identificar el valor teórico de los precios de las acciones y para determinar con precisión las oportunidades comerciales. Si bien los modelos pueden ser instrumentos útiles en el análisis de las inversiones, también pueden ser propensos a diversos riesgos que pueden surgir del uso de datos inexactos, errores de programación, errores técnicos y una mala interpretación de los resultados del modelo.

CLAVES DEL MODELO DE RIESGO

En el ámbito de las finanzas, los modelos se utilizan ampliamente para identificar posibles valores futuros de las acciones, señalar oportunidades comerciales y ayudar a los directivos de las empresas a tomar decisiones comerciales.
El riesgo de los modelos está presente siempre que se utiliza un modelo insuficientemente preciso para tomar decisiones.
El riesgo de modelo puede derivarse de la utilización de un modelo con malas especificaciones, errores de programación o técnicos, o errores de datos o de calibración.
El riesgo del modelo puede reducirse con la gestión del modelo, como las pruebas, las políticas de gobierno y el examen independiente.

Comprensión del modelo de riesgo

El riesgo de modelo se considera un subconjunto del riesgo operacional, ya que el riesgo de modelo afecta principalmente a la empresa que crea y utiliza el modelo. Es posible que los comerciantes u otros inversores que utilicen un determinado modelo no comprendan completamente sus supuestos y limitaciones, lo que limita la utilidad y la aplicación del propio modelo.

En las empresas financieras, el riesgo de modelo puede afectar al resultado de las valoraciones de los valores financieros, pero también es un factor en otras industrias. Un modelo puede predecir incorrectamente la probabilidad de que un pasajero de una aerolínea sea un terrorista o la probabilidad de una transacción fraudulenta con tarjeta de crédito. Esto puede deberse a suposiciones incorrectas, errores de programación o técnicos, y otros factores que aumentan el riesgo de un resultado deficiente.

¿Qué le dice el concepto de riesgo modelo?

Cualquier modelo es una versión simplificada de la realidad, y con cualquier simplificación, existe el riesgo de que algo no sea contabilizado. Las suposiciones hechas para desarrollar un modelo y las aportaciones al mismo pueden variar ampliamente. El uso de modelos financieros se ha hecho muy frecuente en las últimas décadas, a la par de los avances en potencia informática, aplicaciones de software y nuevos tipos de valores financieros. Antes de desarrollar un modelo financiero, las empresas suelen realizar una previsión financiera, que es el proceso por el cual determina las expectativas de los resultados futuros.

Algunas empresas, como los bancos, emplean a un oficial de riesgos de modelos para establecer un programa de gestión de riesgos de modelos financieros con el fin de reducir la probabilidad de que el banco sufra pérdidas financieras debido a cuestiones de riesgos de modelos. Los componentes del programa incluyen el establecimiento de la gobernanza y las políticas del modelo. También implica la asignación de funciones y responsabilidades a personas que desarrollarán, probarán, implementarán y administrarán los modelos financieros de manera continua.

Ejemplos del mundo real del riesgo de los modelos


Gestión de capital a largo plazo
La debacle de la gestión de capital a largo plazo (LTCM) en 1998 se atribuyó al riesgo del modelo. En este caso, un pequeño error en los modelos informáticos de la empresa se amplió en varios órdenes de magnitud debido a la estrategia comercial altamente apalancada que empleó LTCM.

En su apogeo, el fondo de cobertura administró más de 100.000 millones de dólares en activos y reportó rendimientos anuales de más del 40%. LTCM tenía dos ganadores del Premio Nobel de Economía como principales accionistas, pero la empresa explotó debido a que su modelo financiero falló en ese entorno de mercado particular.

JPMorgan Chase


Casi 15 años después, JPMorgan Chase (JPM) sufrió pérdidas comerciales masivas a causa de un modelo de valor en riesgo (VaR) que contenía errores de fórmula y operativos. Los gestores de riesgos utilizan los modelos VaR para estimar las pérdidas futuras en las que podría incurrir una cartera. En 2012, la proclamada “tempestad en una tetera” del director general Jaime Dimon resultó ser una pérdida de 6.200 millones de dólares como resultado de operaciones que salieron mal en su cartera de crédito sintético (SCP).

Un operador había establecido grandes posiciones de derivados que estaban marcados por el modelo VaR que existía en ese momento. En respuesta, el director de inversiones del banco hizo ajustes al modelo VaR, pero debido a un error en la hoja de cálculo del modelo, se permitió que las pérdidas por operaciones se acumularan sin señales de advertencia del modelo.

Esta no fue la primera vez que los modelos VaR fallaron. En 2007 y 2008, los modelos VaR fueron criticados por no poder predecir las grandes pérdidas que muchos bancos sufrieron durante la crisis financiera mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *