Categorías
Diccionario Contable

¿Qué es el capital social?

El capital social es la cantidad de activos que quedan en una empresa después de que se hayan liquidado todas las obligaciones. Se calcula como el capital dado a una empresa por sus accionistas, más el capital donado y las ganancias generadas por la operación de la empresa, menos los dividendos emitidos. En el balance general, el capital de los accionistas se calcula como:

Total del activo – Total del pasivo = Capital propio

Un cálculo alternativo del capital social es:

Capital social + Ganancias retenidas – Acciones propias = Capital propio

Ambos cálculos dan como resultado la misma cantidad de capital social. Esta cantidad aparece en el balance, así como en el estado de los fondos propios.

El concepto de capital propio es importante para juzgar la cantidad de fondos retenidos en una empresa. Un saldo negativo del capital contable, especialmente cuando se combina con un gran pasivo de deuda, es un fuerte indicador de quiebra inminente.

Hay varias cuentas que comprenden el capital contable, entre las que suelen figurar las siguientes:

Acciones ordinarias. Es el valor nominal de las acciones ordinarias, que por lo general es de €1 o menos por acción. En algunos estados, es posible que no se exija el valor nominal en absoluto.

Capital adicional pagado. Es el monto adicional que los accionistas pagan por sus acciones, en exceso del valor nominal. El saldo de esta cuenta suele exceder sustancialmente el monto de la cuenta de acciones ordinarias.

Ganancias retenidas. Es el monto acumulado de las ganancias y pérdidas generadas por la empresa, menos las distribuciones a los accionistas.

Acciones de tesorería. Esta cuenta contiene la cantidad pagada para recomprar acciones de los inversores. El saldo de la cuenta es negativo y, por lo tanto, compensa los saldos de las otras cuentas de capital de los accionistas.

El capital de los accionistas puede denominarse el valor contable de una empresa, ya que teóricamente representa el valor residual de la entidad si todos los pasivos se pagaran con los activos existentes. Sin embargo, como el valor de mercado y el valor contable de los activos y pasivos no siempre coinciden, el concepto de valor contable no se sostiene bien en la práctica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *